domingo, 7 de octubre de 2012

Una vez más


Esa noche, llena de vida, sentí  sus besos, suaves, con brillo de luna, pero me quedé dormida, y se hizo el silencio. La luz entró por mi ventana al amanecer. Me desperté impaciente, esperándole. Mi corazón latía cuanto más cerca estaba de su perfume. Me miré al espejo y vi su mirada reflejada en mi corazón. Cogí su fotografía y pude sentir su  sombra, sus brazos, sus manos, su ilusión por compartir esa aventura de un viaje en tren a París. De repente, su aliento en el aire se desvanece acariciando mi rostro...una vez más.

                                                                                                            María Ortega Tapia 2ºESO-A

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada